La Guardia Civil ha puesto en marcha una campaña de control e inspección de embarcaciones deportivas y de recreo, que se está llevando a cabo desde el pasado 18 de junio y continuará vigente hasta el próximo 18 de septiembre.

El objetivo es mejorar la seguridad de los usuarios de este tipo de embarcaciones, así como la de los bañistas y personas que visitan las costas españolas en el periodo estival, según ha indicado la Dirección General de la Guardia Civil en un comunicado.

Tradicionalmente esta campaña se ha limitado a zonas costeras, aunque considerando que existen áreas interiores (pantanos, embalses o lagos) donde también hay actividades recreativas de este tipo, se amplía el ámbito a todo el territorio nacional.

“Entre las acciones que se realizan se encuentra el control de los certificados de navegación, el justificante de pago de la prima del seguro en vigor y la titulación de piloto requerida según las características de la embarcación”, han destacado las mismas fuentes. Asimismo, los agentes verifican que este tipo de embarcaciones y motos acuáticas desarrollan su actividad en los espacios habilitados para ello.

Por otro lado, se han inspeccionado establecimientos y negocios dedicados a esta actividad con el fin de concienciar tanto a los profesionales como a los usuarios esporádicos de este tipo de actividades en el correcto desarrollo de las mismas.

INSPECCIONES

En cifras, en la campaña del año pasado la Guardia Civil inspeccionó hasta 5.223 embarcaciones deportivas y de recreo, mientras que hizo lo propio con más de 2.000 motos acuáticas.

Además, se efectuaron 1.192 propuestas de sanción a usuarios de este tipo de actividades acuáticas principalmente por la póliza del seguro, el certificado de navegabilidad y los títulos de los pilotos, que no cumplían la normativa establecida.

En concreto, se realizaron 838 denuncias relacionadas con el uso de motos acuáticas, principalmente por irregularidades en las titulaciones, el seguro y en los elementos de seguridad.

Los provincias de Alicante, Pontevedra y A Coruña fueron donde más inspecciones de embarcaciones deportivas y de recreo se llevaron a cabo. Por lo que respecta a motos acuáticas, Santa Cruz de Tenerife, Las Palmas y Almería fueron las regiones donde se registraron más controles.